Llega el invierno y necesitaremos utilizar zapatos diseñados específicamente para aguantar el frío y las bajas temperaturas. Con la nieve, la lluvia y el pavimento resbaladizo, no podemos salir a la calle utilizando cualquier tipo de calzado.

En este artículo quiero tratar de explicar, según mi experiencia, cuáles serían los zapatos más adecuados para el frío, que factores tenemos que tener en cuenta a la hora de elegirlos, materiales, precios…etc.

Para Mujer:

Para hombre:

Factores importantes de los zapatos para el frío:

1 – Buen ajuste:

Es importante que el zapatos se ajuste perfectamente a tu pie. A todos nos ha pasado muchas veces que compramos un calzado, que parece quedarnos bien en la zapatería, pero unos meses después, cuando los sacamos del armario, no parece ser tan cómodo ni se ajusta de la misma manera que lo hacía entonces.

Algunas personas, cuando llega el frío los pies se les encogen unos pequeños milímetros. Esto puede ser suficiente para que el zapato no pueda colocarse ni atarse correctamente. No es que el frío haga encoger los pies como sucede con los metales, sino que algunas personas con el frío pueden acusar mucho más el riego sanguíneo que en invierno.

Otras personas, pueden sufrir enfermedades relacionadas con la retención de líquidos, la diabetes o problemas de circulación, que en función de la temperatura, adapta el pie a diferentes tamaños.

Esas personas ya saben de lo que estoy hablando, no siempre el calzado sienta de la misma manera.

En caso de tener unos zapatos que no se ajusten adecuadamente, tratar de utilizar calcetines gordos o de apretar con más firmeza los cordones.

2 – Su función:

Preguntate a ti mismo para qué vas a utilizar los zapatos.

Está claro que en invierno buscamos unos zapatos que mantengan nuestros pies calientes y nos protejan del frío, pero también es importante conocer su función:

Control de movimiento: no es que tengamos la necesidad de mover los dedos del pie como si de un guante se tratara. Pero sí que en ocasiones es necesario tener un control del movimiento, como por ejemplo para conducir, o para realizar tareas deportivas específicas.

Función estética: también puede ser posible que valoremos el zapato por sus cualidades estéticas, sin darle importancia al resto de funciones.

3 – Comodidad:

Puede ser que valoremos los zapatos por su comodidad. Una vez que nos protegen del frío, buscamos que el zapato sea cómodo.

No es fácil descubrir esta característica a priori. Necesitamos pasar todo el día con los zapatos puestos para poder darnos cuenta de si son o no son cómodos. No basta con que deslicé y encaje perfectamente, a lo largo de las horas, puede volverse incómodo, pueden aparecer molestias en diferentes partes, y pueden incluso aparecer lesiones graves, rozaduras y ampollas.

4 – Caracteristicas:

Una vez que hemos cubierto los tres factores anteriores, ya podemos mirar las características especiales de nuestro calzado para el frío. Ahora es cuando miraremos y nos interesa que sea resistente, flexible, ligero…

Consejos para probar los zapatos:

1 – intenta probarlos al final del día, cuando tienes los pies más cansados, más sensibles, y posiblemente más hinchados.

2 – prueba diferentes marcas, y dentro de cada marca aprueba diferentes números. No es necesario que siempre vayas a tu mismo número, ya suele cambiar bastante de una a otra marca.

3 – camina al menos de tres a cinco minutos para experimentar completamente la sensación del nuevo zapato.

4 – el zapato debe ser cómodo en el mismo momento en el que te lo pones. No esperes que la comodidad aparezca con el tiempo, o que el zapato vaya a adaptarse a tus necesidades.

5 – Pregunta sobre la política de devolución. En ocasiones, cuando compramos por internet, los fabricantes ya saben que no siempre acertamos con la talla adecuada. Es interesante que permitan la devolución gratuita y el cambio por otro número que mejor nos quede.

Además de zapatos para el frío, en esta tienda tenemos: