¿Qué es mejor polyester o poliamida para el frío?

Ambas sustancias, son polímeros, lo que significa que sus fibras están fabricadas con una cadena larga de moléculas que se entrelazan entre sí y que su materia prima tiene un origen común en el petróleo.

Las poliamidas, entre las que destacan el nylon, son moléculas unidas mediante enlaces amidas, mientras que los poliester son moléculas que se unen mediante enlaces éster.

Comparativa en función de sus características

poliester para el frio

Función aislante:

La tela de poliamida tiene la capacidad de absorber mucho más agua que el poliyester, pero tiene la desventaja de que tarda en secar mucho más tiempo.

El poliester, suele repeler el agua, se denomina como hidrofóbico, por lo que no tiene tanta capacidad de absorción.

Como conclusión, las telas de poliamida tendrán un peor aislamiento frente a la humedad y no resultan por tanto muy recomendables para el frío. En cambio el poliester, puede llegar a pulsar el sudor del cuerpo mediante un proceso de absorción denominado como capilaridad.

Comodidad:

la poliamida tiene una sensación mucho más suave y flexible debido a que es un tejido que en origen se comenzó a diseñar para sustituir la seda. Aunque por otro lado, también producen mucha mayor electricidad estática.

El poliester no es tan suave, es mucho más áspero, pero tiene una sensación mucho más ligera y liviana. Hoy en día, podemos encontrar diferentes tipos de poliester, con una avanzada tecnología, que permite suavidades muy similares a la seda, aunque en estos casos el precio tiende a subir.

Resistencia:

las poliamidas son mucho más resistentes y tienen mucha más durabilidad que el poliester. Los poliesteres, en cambio, resisten el estiramiento.

Ambas telas están diseñadas para combatir la aparición del moho.

La poliamida tiene un peor comportamiento cuando se expone a los rayos solares, pero en cambio es mucho más resistente a la aparición de arrugas y a las manchas.

Una mancha de aceite en un poliester puede ser imposible de eliminar.

Tintes:

Hemos dicho anteriormente que la poliamida es mucho más absorbente, por lo que suele retener mucho más el agua que el propio tinte. Las telas de poliester, en cambio, al rechazar el agua tienen una mayor tendencia a quedarse con la coloración del tinte, y por lo tanto mantener el color a lo largo del tiempo.

Los fabricantes ya conocen estas propiedades, por lo que utilizan el colorante a modo de vaporización para permitir que el tinte consiga penetrar en los poros de ambas fibras.

Cuidados:

las dos tipos de telas son muy fáciles de cuidar. Pueden lavarse tanto máquina como a mano siempre que no se utilicen temperaturas muy elevadas.

El punto de fusión de ambos tejidos rondan los 250 °C, por lo que en principio, podrían plancharse, siempre que la plancha no alcance una temperatura elevada.

Función:

los dos tejidos tienen unas aplicaciones bastante similares, sirven tanto para fabricar prendas de vestir, como lencería, impermeables, medias, cortinas, bolsos…

El tejido de poliamida también suele utilizarse para fabricar alfombras, y para algunos procesos industriales donde se valora a la buena combinación entre resistencia y flexibilidad.

El poliester en cambio, apenas tiene aplicaciones industriales fuera del mundo de la ropa.