Alimentos para el frío

Cuando nuestro cuerpo detecta el frío, el instinto se despierta, y comienza a apetecernos algunos alimentos que tienen la capacidad de calentarnos desde dentro.

Muchos de estos alimentos deben tomarse calientes, pero el secreto consiste en sus nutrientes y antioxidantes, que tienen el poder de estimular el sistema inmunológico, que suelen necesitar ayuda durante los meses de invierno.

Alimentos para calentar el cuerpo

Vamos a ver a continuación algunos de estos alimentos tan beneficiosos para combatir el frío:

1- El chocolate caliente:

sin duda, uno de los clásicos alimentos que se utilizan para combatir el frío es el chocolate caliente. Sostener sobre las manos una taza caliente del chocolate es una de las mejores maneras que se conocen para combatir el frío, tanto por dentro como por fuera.

El cacao, es conocido por contener una gran cantidad de antioxidantes, que reducen el daño de los radicales libres. Algunos estudios han demostrado que las personas que consumen chocolate caliente, mantienen los glóbulos rojos mucho más protegidos de la oxidación.

2- Coles de Bruselas:

Resulta difícil encontrar personas que les gustan las coles de Bruselas. Es un alimento, que mucha gente consume por salud, pero poca gente lo valora por sus propiedades organolépticas.

Sin embargo, el consumo de coles de Bruselas puede resultar un excelente remedio para combatir los resfriados en las primeras épocas de frío.

Las coles de Bruselas también tienen un alto contenido en vitamina C, por lo que permite reducir tanto los síntomas como la duración de los primeros resfriados.

3- Sopa de calabaza:

A finales de octubre, es cuando se acaba el verano y comienza el frío del otoño. También coincide con la época de Halloween, y seguramente a todos nos venga a la cabeza la imagen de una calabaza.

Pues precisamente, este alimento, la calabaza, es uno de los alimentos más beneficiosos para ayudarnos a luchar contra el frío.

Una sopa de calabaza, o un puré, nos permite obtener una gran cantidad de vitaminas con muy pocas calorías. Tiene un gran efecto antioxidante gracias a sus pigmentos anaranjados, también denominados como betacaroteno y licopeno.

4- Aguacate:

Cuando llega el frío, el aguacate puede ser una de las frutas que más disfrutemos. La mayor parte de la grasa del aguacate es grasa mono insaturados a, por lo que ayuda a reducir los niveles de colesterol malo, proporciona nutrientes, y ayuda a conseguir una mayor sensación de saciedad.

Nuestro propio cuerpo, suele avisarnos y elegir este tipo de frutos en invierno, dejando las frutas frescas para el verano.

5- Boniatos:

Seguramente, cuando llega el frío y comienza la época de castañas, habrás visto numerosos puestos callejeros, en los que además de castañas, también se venden boniatos asados.

Al igual que ocurre con la calabaza, el boniato es un alimento rico en vitamina A y rico en fibra, calcio, potasio y un poco de hierro.

No resulta extraño, por tanto, que figure en esta lista, ya que consigue calentar nuestro cuerpo, sin ser un producto excesivamente calórico, ni lo suficientemente dulce como para afectar al azúcar en sangre.

6- El jengibre:

Esta raíz, muy valorada en la medicina china, tiene propiedades que pueden ayudar a mantener nuestro cuerpo caliente. Se denominan propiedades termogénicas, que estimulan el metabolismo y aumentan el flujo sanguíneo.

Además, el jengibre puede ayudar a reducir el hambre, aliviar los dolores corporales, tanto de huesos como músculos, que suelen ser mucho más acusados cuando llega el frío.

Se recomienda añadirlo molido a las comidas, o tomarlo también en infusión o té.